Cuando llega el calor, nunca viene solo. Siempre lo acompaña la molesta sudoración y sus evidentes muestras de su presencia: manchas en la ropa, olor, calzado estropeado…

El sudor es necesario en nuestro cuerpo porque regula la temperatura y nos ayuda a eliminar toxinas, pero cuando se trata de una sudoración excesiva puede afectar a nuestra vida cotidiana y llegar a alterar la manera en la que interactuamos con los demás. Este tipo de sudoración es conocida como hiperhidrosis.

 

¿Qué es la hiperhidrosis?

Es un exceso de sudoración que afecta sobre todo a las palmas de las manos, axilas, zona facial y pies. Está provocado por una sobreactividad de las glándulas sudoríparas que generan más sudor del que el cuerpo necesita para regular la temperatura corporal. Y, en casos más extremos, puede dar lugar a hongos y bacterias.

 

¿Cómo combatir la hiperhidrosis?

El Botox es uno de los tratamientos más eficaces para combatir esta patología.

En la Clínica Pelfecte tratamos el exceso de sudoración en las axilas con la toxina botulínica (Botox). La técnica consiste en aplicar localmente pequeñas inyecciones en la dermohipodermis para paralizar la glándula sudorípara.

El resultado empieza a notarse a los 2 ó 3 días de su realización y su efecto dura entre 6 y 8 meses, pasados los cuales puede volver a repetirse el tratamiento.

 

La doctora, especialista en medicina estética, realiza un diagnóstico riguroso y personalizado, en la primera consulta gratuita, para determinar el tratamiento más adecuado y precisar los cosméticos a aplicar para cada paciente.

En la Clínica Pelfecte ofrecemos tratamientos personalizados para lograr el bienestar físico y un cuerpo saludable. Siempre bajo supervisión de un equipo cualificado y profesional.

SOLICITA TU CONSULTA MÉDICA GRATUITA.